‘Vinagre y rosas’. Clark Kent ya no es Supermán pero Sabina sigue siendo Sabina

Hace relativamente poco hablaba de Tiramisú de limón, el primer single del nuevo disco de Joaquín Sabina, Vinagre y Rosas. Ya ha pasado el tiempo suficiente para escucharlo reposadamente y analizar bien las canciones y su estructura.

Partiendo de la base de que es difícil ser objetivo ante un artista que nos ha demostrado siempre una trayectoria reputada, exitosa y de bastante calidad, trataré de ser muy breve para simplemente decir que este Vinagre y Rosas me parece un buen disco pero no la maravilla excelsa que algunos han asegurado que es. Además, es inevitable realizar comparativas con sus obras mágicas muy redondas como 19 días y 500 noches Física y Química e incluso otros discos notables como Yo mi me contigo o Esta boca es mía. El nuevo álbum queda por debajo de los citados aunque nos regala piezas destacables como Agua pasada, Viudita de Clicquot o Crisis. Aparte de eso, dos canciones pegadizas como Tiramisú de limón o Embustera, compuestas junto a los Pereza, merecen una buena nota, a pesar de forzar en ellas algunos elementos, como el solo de guitarra de la primera o el estribillo de la última mencionada. Hablando de estribillos, la criticada simpleza de las frases que componen el de Parte meteorológico no empaña que sea una buena canción que a buen seguro ganará adeptos con el tiempo…

En cuanto a las letras del disco, es una maravilla reconocer que hay poesía pura (se nota que ha habido un gran trabajo detrás para lograr el ajuste de frases en consonancia, en momentos precisos; esto ha sido posible junto a Benjamín Prado en diez canciones, además de colaborar Luis García Montero en otra canción dedicada al poeta Ángel González: Menos dos alas).

Así pues, si bien es cierto que los dos últimos álbumes de estudio de El Flaco eran irregulares y de producción algo más pobre (Alivio de luto y Dímelo en la calle) creo que Vinagre y Rosas es algo mejor en cuanto a arreglos pero no difieren tanto globalmente. Los tres contienen canciones fabulosas, aunque no sean excelsos en su conjunto total. Dejo a continuación en negrita mis favoritas de este nuevo trabajo:

Tiramisú de limón, Viudita de Clicquot, Cristales de Bohemia, Parte metereológico, Ay! Carmela, Virgen de la Amargura, Agua pasada, Vinagre y rosas, Embustera, Nombres impropios, Menos dos alas, Crisis, Blues del alambique, Violetas para Violeta.

Por tanto, recomendable para fans de Sabina pero dudo que gane nuevos adeptos solo con este disco. Vamos, que Clark Kent ya no es Supermán pero Sabina sigue siendo Sabina. Para lo bueno y para lo malo.

Escucha Crisis, de Vinagre y Rosas
 

3 pensamientos en “‘Vinagre y rosas’. Clark Kent ya no es Supermán pero Sabina sigue siendo Sabina

  1. Tienes razón en lo que dices. Y mientras Pancho y De Diego sigan en los mandos de la producción (muchas canciones nos recuerda a temas antiguos) la cosa no va cambiar mucho (y menos mal que los temas de Pereza le dan un poco de frescura) eso si los textos en su mayoria es poesia pura.

    Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s