Un recuerdo a Chema del Pozo, gran cineasta y excelente amigo

Se cumplen hoy 4 años desde que nos dejó un gran cineasta, una gran persona y, además en mi caso y en el de muchos otros, un gran amigo. Chema del Pozo nos dejó a causa de un fatídico accidente de tráfico del que no tuvo culpa ninguna.

Amante del cine de todas las épocas, apasionado especialmente de la genialidad de las obras de Kubrick (adoraba Eyes Wide Shut), Chema empezó a rodar desde muy joven, en su época del instituto. Comenzó con obras autodidactas y fue subiendo el nivel profesional con los años, dejando obras de gran interés como El moscóforo, Quizás, Un par de dedos Hoy tampoco. Además de director, era guionista y montador de sus obras.

Tuve el honor y el privilegio de poder rodar junto a él el cortometraje Tras las puertas. Lo escribimos juntos y lo rodamos en Cabañas de la Sagra (Toledo) durante cuatro jornadas, con un reparto de lujo: Eloy Azorín, Rafa Castejón, Ramón Pons y Kike Biguri. Lo montamos gracias a la ayuda inestimable del estupendo Jordi Canela, quien nos aguantó muchísimo, al igual que el resto del equipo de rodaje, al que vuelvo a dar las gracias desde aquí si algún día leen esto. La fatalidad privó a Chema de ver este corto estrenado en cine y lo único que me deja un poco tranquilo (aunque no sirve de consuelo ni remotamente) es que pudimos finalizarlo juntos y la historia está tal cual la habíamos dejado en la versión final.

Solo puedo decir que Chema del Pozo era insustituible personal y profesionalmente. Le digo desde aquí: “Valga este breve post para que tu memoria se recuerde. Una de las mejores cosas que me han pasado en la vida fue conocerte, aprender muchísimas cosas de ti y que me brindaras tu amistad real. Se te sigue queriendo y echando de menos, amigo… Cada día más”.

*Ficha de Tras las puertas en el Anuario de Cine Español (2006)

*Ficha del corto que recogió la Academia de Cine (imagen ampliable).

NOTA: Los comentarios de este post permanecerán cerrados.