‘500 days of Summer’ (‘500 días juntos’), todo se reduce a la casualidad

If Tom had learned anything… it was that you can’t ascribe great cosmic significance to a simple earthly event. Coincidence. That’s all anything ever is. Nothing more than coincidence.

It took a long time but Tom had finally learned. There are no miracles. There’s no such thing as fate. Nothing is meant to be. He knew. He was sure of it now.

Si Tom había aprendido algo era que no se podía atribuir una importancia cósmica a un simple acontecimiento terrenal. Casualidad. A eso se reduce todo. Nada más que casualidad…

Tom por fin había aprendido que no existían los milagros.  Que no existía el destino. Que nada está predestinado. Lo sabía. Ahora estaba seguro de ello. 

*Cuando se estrenó recomendé esta película en una crítica/artículo en Pasión por el cine. Todo se reduce a la casualidad. Como diría Anthony Blake: “no le den más vueltas. No tiene sentido”.

Dos excelentes temas de la Banda Sonora:

5 pensamientos en “‘500 days of Summer’ (‘500 días juntos’), todo se reduce a la casualidad

  1. Ligera y agradable, con inteligencia y vocación de ser distinta. Un poco cobarde en su último tramo, necesitada quizá de más mala leche, pero no está nada mal.
    Saludos.

  2. Pingback: Llegó el verano – ’500 Days of Summer’ «

  3. Pingback: Banda Sonora completa de “500 Días Juntos” | TRAS LAS PUERTAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s