‘Érase una vez en América’, la grandiosidad de Leone sobre la mafia en Nueva York

Recomendación veraniega: Los cines Verdi de Madrid acaban de reestrenar, dentro de su excelente ciclo de grandes clásicos del cine, una de las películas más grandes (en todos los sentidos) de Sergio Leone: Érase una vez en América (1984). Más de uno pensará que hay que tener valor para estar doscientos veintitantos minutos viendo una peli del tirón pero matizo que si la historia está bien, puede superar a millones de cintas que se hacen eternas con 70 minutos.

Robert de Niro y James Woods son los dos ejes desde los que vamos viendo una historia muy lenta y excesivamente cuidada sobre un grupo de amigos en Nueva York. Los pequeños empiezan a trapichear desde su infancia y aunque van evolucionando como grupo mafioso con los años, esa amistad se va diluyendo como un azucarillo. Dentro del barroquismo de su duración y reconociendo altibajos (casi 4 horas de metraje) verla en el cine es una gozada por varias razones: el duelo interpretativo De Niro-Woods (ambos estupendos), la excelente música de Ennio Morricone, la cuidadísima fotografía, la planificación de escenas como si de uno de los westerns de Leone se tratara, y en general toda la recreación de los orígenes de una ciudad como Nueva York en sus primeros años de vida.

Ésta es para mí, junto a El Padrino, El Padrino II (ambas de Coppola), Uno de los nuestros (de Scorsese) y Scarface (de Brian de Palma) una de las mejores cintas contemporáneas de gángsters de la Historia del Cine.

Entre sus diálogos, que no son demasiados si los comparamos con su metraje, podemos encontrar perlas con lecciones vitales. Cuando superas las tres horas y media y estás casi “grogui”, llega este diálogo* -no es spoiler, si no las has visto no entenderás de qué va ni sabes quién lo dice ni por qué-  y te golpea tan fuerte que te hace recordar que ése es el cine que amas. Y no otro.

*Hace muchos años tenía un amigo, un querido amigo. Le entregué para salvarle la vida, pero le mataron. Aunque era eso lo que él quería. Fue una gran amistad. Acabó mal para él, y mal para mí también.

5 pensamientos en “‘Érase una vez en América’, la grandiosidad de Leone sobre la mafia en Nueva York


  1. Reestrenos en el cine. ¡Qué delicia!
    Ojalá pudiéramos disfrutar de placeres así más a menudo.
    Disfrútala tú que puedes en pantalla gigante. Madrid es mucho Madrid 🙂

    Abrazo.

  2. Bien por los Verdi.
    La gente que se pregunta cuánto valor hay que tener para ver una obra maestra de doscientos y pico minutos suele ser la misma que se traga doscientos y pico minutos de tirón de fútbol o de la mierda que escupe Telecinco.
    Abrazos

  3. ¡Menuda gozada! Sin embargo mucho me temo que deberé conformarme con mi DVD de la película.

    Un saludo cinéfilo.

    P.D.: yo añadiría también, con tu permiso, el diálogo entre Noodles y Fat Moe en la habitación, mas me temo que si desvelara algo más sí que sería un “spoiler”.

  4. Una verdadera joya de pelicula, ademas de banda sonora totalmente recomendable. Digamos que la venganza de Leone en su testamento cinematografico hacia todos los que pensabamos que su cine era totalmente prescindible. Una joya digna de figurar junta otras de mayor fama en su genero, pero no mejores. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s