El misterio de ‘Picnic en Hanging Rock’ permanece; Miranda es un ángel de Botticelli

En 1975 Peter Weir dirigió Picnic en Hanging Rock, la primera de sus películas que le otorgaría cierta repercusión como realizador (bastante más tarde vendría la reconocida: El club de los poetas muertos; 1989).

La misteriosa película que nos ocupa, basada en la novela homónima de Joan Lindsay (escrita en 1967), encierra todavía en la actualidad teorías diversas y es objeto de duda sobre la veracidad de sus acontecimientos.

Ambientada en el día de San Valentín del año 1900, narra la desaparición de un grupo de jóvenes adolescentes, todas ellas miembros del colegio para señoritas Appleyard, situado a las afueras del pueblo australiano de Woodend.

Con motivo del picnic anual que se celebraba en esa señalada fecha, un grupo de alumnas de la escuela decidió subir al peñón de Hanging Rock y pasear por su cuenta, alejándose del resto de compañeras. De las 4 alumnas que emprendieron el viaje, tres desaparecieron. De las 3 desaparecidas, una fue hallada en extrañas circunstancias días después y no recordaba nada de lo sucedido. Además, una de las profesoras del colegio que decidió ir en su busca también desapareció. Así pues, tres cuerpos se desvanecieron de repente y nunca fueron hallados…

Sin destripar nada sobre las teorías del asunto diré que Weir impregna de un toque casi mágico a la película con sus imágenes oníricas donde se mezclan fragmentos como si se tratara de “un sueño dentro del sueño”. Por cierto, la música también es extraña pero a la vez estupenda. La autora dejó dudas sobre la historia en su libro, explicando en sus páginas que: “Si se trata de una realidad o de una ficción, mis lectores deben decidirlo por sí solos”.

La leyenda se mantiene. El misterio permanece. Y la bella Miranda (a la que se cita como “un ángel de Botticelli”), interpretada por Anne Louise Lambert, siempre se mantendrá en las retinas de muchos de nosotros.

ENTREVISTA CON LA ACTRIZ SOBRE EL FILME (años después)

5 pensamientos en “El misterio de ‘Picnic en Hanging Rock’ permanece; Miranda es un ángel de Botticelli


  1. No la he visto, nada puedo decir al respecto, pero la expresión “ángel de Botticelli” me sugiere motivos suficientes para saborearla en el sofá una tarde de un domingo cualquiera.

    Abrazo.

  2. Vaya, pues siempre me ha gustado mucho todo lo que he ido viendo de Peter Weir, pero no tenía ni idea de que existiera esta peli, ¡y me parece de lo más atractiva! Muchas gracias ^_^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s