Halladas dos páginas inéditas de ‘El Principito’: se avecina negocio

Hoy se da a conocer el hallazgo de dos páginas inéditas descubiertas por casualidad de la genial obra El Principito.

Que esta novela es una de las más bellas, aclamadas y mejor valoradas de la literatura universal queda lejos de toda duda. Adultos y niños deberían leerla para captar ideas esenciales y saber que es importante “sentir las cosas”, no solo verlas y tenerlas.

 

Las dos páginas halladas serán subastadas por una casa de París. Como curiosidad, se habla de la aparición de un personaje nuevo enfrascado en los crucigramas llamado “el crucigramista”.

Mi reflexión ahora es que me entra un pánico horrible al intuir la explotación que se avecina con las nuevas reediciones, ampliaciones, modificaciones y versiones a las que tendremos que hacer frente en todas partes, a través de editoriales y distribuidores, presumiblemente para hacer negocio con este descubrimiento. ¡Ay! Si El Principito y Antoine de Saint-Exupéry nos vieran desde su asteroide…

¡Espérenme en el B612 que me marcho volando para allá!

Anuncios

4 pensamientos en “Halladas dos páginas inéditas de ‘El Principito’: se avecina negocio


  1. ¡¡Vaya!! Desconocía la noticia y me quedo de piedra.
    Está claro que ahora esta joya de la literatura universal sufrirá todo tipo de idas y venidas, y posiblemente sentiré curiosidad por esa nueva inclusión a la obra, pero soy fiel a mis ideas y sentimientos, y como tal El Principito original siempre ocupará el mejor de los lugares en mi corazón.

    Espérote en el asteroide B612 :), pero con posibilidades de viajar a otros planetas y descubrir la magia que les rodea: http://lalluviamarilla.wordpress.com/2011/11/22/asteroide-b401/

    Abrazos que vuelen.

  2. Alberto.

    Mucho me temo que dado el gran número de seguidores de “El Principito” más pronto que tarde alguna línea aérea de bajo coste acabará por ofertar vuelos baratos con destino al asteroide.

    Entre tanto siempre podemos recurrir a ese volumen que reposa en uno de nuestros anaqueles.

    Un saludo cinéfilo-literario-asturiano.

    P.D.:

    —Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.
    El zorro se calló y miró un buen rato al principito:
    —Por favor… domestícame —le dijo.
    —Bien quisiera —le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
    —Solo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—.Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
    —¿Qué debo hacer? —preguntó el principito.
    —Debes tener mucha paciencia —respondió el zorro—. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…
    El principito volvió al día siguiente.
    —Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.
    —¿Qué es un rito? —inquirió el principito.
    —Es también algo demasiado olvidado —dijo el zorro—. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
    De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:
    —¡Ah! —dijo el zorro—, lloraré.
    —Tuya es la culpa —le dijo el principito—, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique…
    —Ciertamente —dijo el zorro.
    —¡Y vas a llorar! —dijo él principito.
    —¡Seguro!
    —No ganas nada.
    —Gano —dijo el zorro— he ganado a causa del color del trigo”.

  3. Estoy hasta el gorro de hallazgos inéditos, me da igual que sean minutos desconocidos de películas de Hithcock que canciones de John Lennon (casi son más las inéditas que las que conocemos, caray…) que páginas de quien sea. La mitad de las veces estoy seguro de que nos mienten con esos supuestos hallazgos.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s