Documental ‘Antonio Vega. Tu voz entre otras mil’

El 12 de mayo de 2009 fallecía Antonio Vega, uno de los artistas nacionales que han pasado a la Historia musical de nuestro país. Casi desde ese mismo día, la periodista Paloma Concejero decidió crear un documental para dejar constancia de la carrera y la vida del artista.

Por medio del crowfunding logró financiación y también la ayuda de la familia, que cedió material privado grabado a lo largo de los años. Aparte de esta recopilación, Concejero fue haciendo entrevistas a muchísima gente que conoció, tocó y vivió con Antonio Vega. La madre, los hermanos que quedan vivos (Carlos, Laura y Cristina) y muchos otros salen en la cinta contando cosas sobre él. Pero el mayor tesoro es escuchar a Vega en entrevistas y a través de una cinta de cassette (que se subtitula para facilitar mejor lo que dejó allí plasmado en varias conversaciones).

antoniovega

Así pues, Antonio Vega. Tu voz entre otras mil llega a las pantallas este viernes 16 de mayo (el 15 en Madrid), aunque ha estado a punto de no hacerlo. Dejando aparte las polémicas que ahora han surgido con la familia solo puedo decir, como espectador y amante de la música, que el documental denota un cariño especial por el artista. Nos acerca de un modo muy especial, a través de dos horas, a Antonio Vega visto por gente que le conoció y convivió con él en muchas partes de su vida. No conozco a Concejero pero se percibe que ha querido mostrar un legado honesto y cariñoso.

Es cierto que se habla de la peligrosa relación de Vega con las drogas pero es que él mismo reconoció que formaron parte de su vida en ciertos momentos. Pero también hay que ser justo y decir que se nota adoración por un tipo al que le encantaba la astronomía, el cosmos, la geometría, la construcción de maquetas de tren… Era un cerebro con coeficiente de 130 y capaz de ir más allá, al que el mundo se le quedaba muy pequeño.

350xantoniovega_cartel-01_800px

Supongo que cada película te da algo según dónde la veas y con quién. Yo lo que me llevé es un recuerdo imborrable de su figura, en un preestreno, coincidiendo con el quinto aniversario de la muerte del artista. A mi izquierda, J. (gracias por venir). A mi derecha estaba, por casualidad, una butaca libre. Junto a ella, Daniel Serrano y su hermano Ismael (al que todos conocerán). En la fila de delante, Pedro Guerra y Teo Cardalda, con sus respectivas parejas. He oído que también acudió Quique González pero ni le vi ni se sentó cerca como los citados. En cualquier caso, demasiado talento se acumulaba en las dos salas que se llenaron en el Cine Proyecciones de Madrid. Todo ese aire especial se respiraba alrededor y se conjugaba en la sala  junto al recuerdo del artista que todos veíamos en la pantalla: Antonio Vega.

Decir que Vega era un genio puede sonar manido y hasta repetitivo. Reconozco que nunca fui un gran fan de Nacha Pop. Tampoco es que pusiera de forma cíclica los discos de Antonio en solitario pero reconozco que hay un puñado de canciones que son imborrables. La favorita de muchos es La Chica de Ayer (en el documental explica cómo la compuso en la playa valenciana de la Malvarrosa). Para mí no lo es. Tiene otras grandes canciones que prefiero como El Elixir de Juventud, El Sitio de Mi Recreo, Se Dejaba Llevar, Tesoros, Una Décima de Segundopero mi favorita sigue y seguirá siendo Lucha de Gigantes. Y qué bien suena en la banda sonora de Amores Perros (muy bien elegida, Iñárritu).

Dejo aquí el tráiler oficial de la película (que repito a mí me ha encantado). De visionado obligado para todo aquel que quiera conocer más sobre cómo fue (a grandes rasgos) la vida de Antonio Vega. Con luces y sombras, como cualquier vida…

Alberto Quintanilla