La serie ‘Lost’ (Perdidos) llega a su fin

Todo tiene un final. Hasta Lost (Perdidos), una serie que ha marcado época y ha creado millones de fans alrededor del mundo. Una serie que ha multiplicado su popularidad gracias a Internet y de la que existen cada vez más páginas de fans sobre sus misterios. Lost dejará huérfanas desde este domingo 23 de mayo de 2010 a las audiencias ávidas de más aventuras en la isla, tras seis temporadas.  

Tras la emisión del capítulo 6.16 (What they died for) el pasado martes en EEUU,  solo nos queda el capítulo doble final 6.17 y 6.18, que cerrará la serie, despejando incógnitas y presumiblemente abriendo otras nuevas. Tal es la expectación que en España se emitirá simultáneamente a nivel mundial, en alta definición y versión original sin subtítulos en pantalla de cine (cines Yelmo Ideal de Madrid). También podrá verse en CUATRO, con subtítulos, con un desfase de media hora (necesario para sincronizar los subtítulos).  

  

A los que nos ha mantenido en vilo mucho tiempo nos faltará algo a partir de esa fecha y seguramente nos llevaremos un previsible chasco de que era mejor lo planteado al comienzo que la resolución final. A veces parece que los guiones son improvisaciones que cierran cosas sobre la marcha pero que nunca estaban premeditadas. No obstante, aboguemos por la conformidad porque más importante que las respuestas en sí es quizá el camino recorrido para llegar hasta ellas.

Esa ha sido la verdadera magia de Lost. Hacernos mantener el interés casi siempre, semana a semana, durante años. Algo inédito en ninguna otra serie internacional hoy en día. En líneas generales, podemos estar satisfechos de que ha habido un buen nivel, a pesar de la decepción por las subtramas inconclusas y la simpleza y bajón de algunos capítulos de la sexta (y sin duda más floja) temporada.

Jack, Kate, Sawyer, Locke, Sayid, Hurley… os echaremos de menos. Y yo personalmente a Desmond al que más.