30 años del estreno de ‘Indiana Jones: En busca del arca perdida’

30 años no son nada. O más bien, no demasiado. Casi igual de bien que en su estreno (allá por 1981, concretamente el 12 de junio) se conserva Indiana Jones: En busca del arca perdida, la primera de las películas del entrañable personaje interpretado por un Harrison Ford que logró estar en el momento adecuado en el sitio justo. Quizá sea la mejor de la trilogía original y por supuesto está a años luz de aquel engendro que Spielberg y Lucas nos vendieron con el regreso de Indy en la cuarta parte de la saga.

Por cierto, ¿sabían ustedes que la primera opción para interpretar al personaje fue Tom Selleck (que estaba de moda en la época por la serie Magnum)?. Dicho compromiso con la citada serie evitó que hiciera este personaje. Seguro que Ford le venera todas las noches en secreto por haber permitido al destino que él fuera quien pudiera encarnar al famoso arqueólogo. Además, le permitió conocer Túnez y Hawai, dos de los lugares donde se rodaron las localizaciones. Solo por eso ya debería estar contento. Por eso y por haber conseguido uno de los papeles claves de su carrera y por el que mucha gente del mundo del cine le recordará en el futuro.

Las claves de este éxito: La banda sonora de John Williams, el carisma de Ford y el guión ameno y plagado de aventuras.