Tráiler: ‘The Wolf of Wall Street’, (Scorsese y DiCaprio juntos de nuevo)

PrimeraImagenDiCaprioWolfofWallStreet

Martin Scorsese vuelve con nuevo proyecto, The Wolf of Wall Street, trasladando a la gran pantalla las memorias del ‘broker’ Jordan Belfort. Para ello, cuenta con su actor fetiche en los últimos tiempos: Leonardo DiCaprio, con quien ya trabajó en otras cuatro cintas, todas de bastante éxito como: Gangs of New York (2002), El aviador (2004), Infiltrados (2006) y Shutter Island (2010). 

En el reparto también se podrá ver a otras caras conocidas como Matthew McConaughey o Jonah Hill.

La imagen que ilustra esta entrada es la primera que se hizo oficial en los medios estadounidenses tras la finalización del rodaje del filme.

¿Quién fue el tiburón de las finanzas Jordan Belfort? Aquí queda bien explicada su trayectoria con declaraciones del propio Belfort.

Anuncios

Crítica de ‘Shutter Island’: rompecabezas en el psiquiátrico

La película muda El gabinete del Doctor Caligari (1920), de Robert Wiene, marcó en su momento uno de los puntos y aparte en la concepción del manejo de las luces y las sombras en la gran pantalla, convirtiéndose en cuna del expresionismo alemán.

Muchos años después, Shutter Island, la nueva película de Martin Scorsese, que acaba de estrenarse en España, reúne sin ocultarlo algunas atmósferas de esta citada pieza, sobre todo en la trama psicológica y confusa que rezumaba esta brillante obra alemana, con elementos perturbadores que colmarán a los amantes del cine clásico.

Pero además, Scorsese bebe sin contemplaciones de otros grandes clásicos claramente reconocibles en algunos fragmentos de Shutter Island, sobre todo del Vertigo de Hitchcock o la compleja y asfixiante El cabo del miedo, filmada por él mismo años atrás.

Hay películas de las que es mejor saber muy poco para verlas con mayor impresión, magia y sorpresa. Esta es una de ellas. De Shutter Island solo hay que saber que hay una isla y un misterio que investigarán dos agentes federales, Teddy Daniels y Chuck Aule (Leonardo DiCaprio y Mark Ruffalo). En dicho lugar parece mandar un personaje misterioso, responsable del centro psiquiátrico ubicado en la citada isla, llamado Dr. Cawley (Ben Kingsley)… Es suficiente.

Tomando como punto de partida la obra homónima del novelista Dennis Lehane, autor de otras dos obras llevadas al cine (Mystic River, Adiós pequeña adiós), Scorsese va desgranando una trama compleja, como si de una tela de araña se tratase, para llegar a un final sorpresa inesperado con flasbacks recurrentes que puede ser criticado por excesivamente engañoso. Es un truco recurrente visto en otros filmes pero respetablemente bien tratado y memorable.

Las interpretaciones de DiCaprio y Ruffalo son notabilísimas, acompañados de (otra vez) un excelente Ben Kingsley y un extraño Max Von Sydow. La dirección de Scorsese también es digna de destacar. La fotografía es apabullante y las partenaires femeninas cumplen (Michelle Williams, Emily Mortimer y en una breve aparición Patricia Clarkson).

Scorsese y Leonardo DiCaprio trabajan conjuntamente en su cuarta colaboración (tras Gangs de New York, El aviador, e Infiltrados) y el tándem cada vez funciona mejor. No hay película que cause desasosiego, inquietud o nerviosismo y deje ante el espectador el poso de la indiferencia. Shutter Island contiene los elementos suficientes para transmitirnos todo lo citado y mucho más. Nos enseña de nuevo que el buen cine está muy lejos del cine mediocre. Y Scorsese, cuando se pone de verdad llega al buen cine. Aunque parezca un sacrilegio, para mí Shutter Island se queda muy cerca de una lista de títulos inolvidables a reivindicar del director neoyorquino como Uno de los nuestros, Toro Salvaje, Taxi Driver, Infiltrados o Malas calles.