Crítica: ‘La Desaparición de Eleanor Rigby’

All the lonely people
Where do they all come from?

(Eleanor Rigby; The Beatles)

Esta frase, de la citada canción de The Beatles, no es solo un cita más que se deja caer en la nueva película de Ned Benson. Porque… ¿de dónde viene toda la gente solitaria? Hay más gente sola en el mundo de la que parece.

El cine ha tratado ya demasiadas veces la crisis de pareja y la búsqueda de la identidad en el mundo pero La Desaparición de Eleanor Rigby pretende añadir un distintivo poético que roza lo metafórico en su concepción.

eleanor-rigby

Sustentada en un reparto notable, con Jessica Chastain y James McAvoy a la cabeza, aunque la balanza se inclina hacia el punto de vista y la interpretación de ella en la mayoría del metraje, Benson no olvida tampoco que la importancia de los secundarios es esencial en un buen film. Aquí aprovecha a Isabelle Huppert, y William Hurt (como progenitores de la protagonista) y a Viola Davis, todos ellos como apoyo y refuerzo de la historia.

Se podría decir a grandes rasgos que la película, a la que se debería alejar de etiquetas como “drama romántico”, narra mediante elipsis y fragmentos la crisis de un matrimonio tras un suceso trágico que vivieron en el pasado y no fueron capaces de superar. El realizador concibió el metraje como un díptico en el que rodaría dos películas, desarrollando el declive desde dos puntos de vista: el del marido (McAvoy) y el de la mujer (Chastain).

Las dos películas se llamaban The Disappearance of Eleanor Rigby: Hers y The Disappearance of Eleanor Rigby: His, cada una de ellas con el punto de vista del personaje en cuestión. El resultado ha sido unificarlas en un solo film de casi dos horas llamado The Disappearance of Eleanor Rigby: Them que es el que se estrena en España este viernes 3 de octubre (bajo el título en castellano de La Desaparición de Eleanor Rigby, a secas).

eleanor2

Es importante conocer este dato porque el montaje final del resultado es extraño y perceptible en algún momento. Los Wenstein metieron mano, como suelen hacer con las peliculas que compran. Si uno observa bien la película, se nota que existen secuencias que se han incrustado a lo largo de la historia y da la impresión de que da igual el momento en que fueran incluidas en ese lugar u otro porque no hacen avanzar la historia. Sí que sirven para que personajes conversen y profundicen sobre los problemas que cualquier ser humano puede llegar a sufrir. No están mal, pero sí se va notando el salto de un personaje a otro a veces sin mucho sentido aparente, aunque luego al final parece que todo vaya encajando.

Chastain destaca sobre el resto porque es en ella donde se pone mayor foco de atención y especialmente porque parece que la actriz, que ya brilló en El Árbol de La Vida, Criadas y Señoras, La Noche más oscura o Take Shelter va ganando todavía más soltura y capacidad interpretativa.

Dentro de la peculiaridad de que la visión del film toma a esta pareja neoyorquina por separado en la mayor parte del metraje, brillan las escenas donde coinciden Chastain y McAvoy. El resultado deja sensaciones positivas, con ecos que podemos equiparar lejanamente en la temática al clásico Woody Allen o James Gray. No es una película que venda amor edulcorado ni tragedia griega y quizá más de uno salga dando vueltas con el final de la historia.

Hay que destacar, por cierto, la banda sonora variada y adecuada en casi todas las secuencias.

La Desaparición de Eleanor Rigby es recomendable para quien quiera tener otra oportunidad de reflexionar sin tapujos sobre la complejidad de las relaciones humanas y eso tan extraño de encontrar y complicado de conservar llamado “amor”.

Alberto Quintanilla

Anuncios

Kate Winslet, Cate Blanchett y Jessica Chastain

Tres grandes actrices de la actualidad del momento en EE.UU. han posado para el fotógrafo Matthew Frost. Tres vídeos muy breves para una conocida marca donde vemos a las actrices en momentos naturales y llenos de candor y belleza.

KATE WINSLET

CATE BLANCHETT

JESSICA CHASTAIN

‘Mamá’, corto original del filme producido por Guillermo del Toro

En 2008, Andy Muschietti y su hermana Barbara rodaron Mamá, un cortometraje de terror que dio el salto internacional y reclamó la atención de varias figuras del mundo del cine. Guillermo del Toro se fijó en el talento de ambos y ha dado la oportunidad a Andy de dirigir Mamá, un largometraje homónimo del corto, con gran soporte técnico detrás donde del Toro ejerce de productor ejecutivo.

Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau y la colaboración de Javier Botet, además de la música de Fernando Velázquez, son algunos de sus puntos fuertes. El estreno llega este viernes a España y en breve haré crítica extensa del filme. Mientras tanto, dejo aquí el corto original que inspiró todo para que el público vaya abriendo boca.

mama_poster_cortometraje

Recomendación cinéfila: ‘El Árbol de la Vida’

Mañana viernes 16 de septiembre se estrena en España la esperadísima El Árbol de la Vida, de Terrence Malick, que venció en el pasado Festival de Cannes y cuenta en el reparto con Brad Pitt, Sean Penn y Jessica Chastain. (ver Tráiler)

Tras llegar del pase de prensa de Madrid y verla tranquilamente en cine confirmo que para mí es una película que te hace vibrar en la pantalla. Creo que pasará a ser considerada “de culto”. Una joya que hace estallar por dentro y emociona en muchos momentos. Sus detractores le puede achacar barroquismo, excesiva densidad porque obliga a reflexionar y entronca con el cine intelectual… pero como digo en la crítica que saldrá este mes en la revista GEO (número 297; de finales de septiembre): “El Árbol de la Vida deja destellos de emotividad y ofrece uno de los mejores homenajes a ese refugio cargado de nostalgia que muchos añoran y al que no se puede regresar: la infancia perdida“.

No se la pierdan. Merece MUCHO la pena. Grande Malick. Recuerden: En la revista GEO 297, el análisis completo.

Crítica ‘La Deuda’, (preestreno): espionaje bien trazado y aire fresco para la cartelera

John Madden logró un éxito desorbitado en 1999 con la sobrevalorada Shakespeare in love (que quizá constituya uno de los títulos más flojos que ha ganado nunca el Oscar en la categoría principal; se llevó en total 7 estatuillas). Años después Madden se aventuró en un proyecto aún más prescindible: La Mandolina del Capitán Corelli,  que hasta ahora era su último trabajo como realizador. La citada era una cinta inefable de la que Madden afortunadamente se resarce con una nueva e interesante propuesta cinematográfica: La Deuda*, un apasionante thriller con sabor a las mejores películas de espías de los últimos tiempos.

Me ha sorprendido gratamente descubrir que La Deuda bebe mucho de obras magníficas como aquella Munich de Spielberg, coincidiendo ambas en que tratan el tema del espionaje y los métodos de los servicios secretos israelíes con sumo cuidado y dotando de realismo y brillantez al resultado en la pantalla. Munich son palabras mayores para quien esto escribe pero La Deuda, aún siendo claramente inferior, tiene muchas garantías para perdurar como uno de los grandes estrenos de 2011.

En realidad, es un remake de la película israelí HaHov (2007), de Assaf  Bernstein. Entre las novedades que aporta esta nueva versión están su más que contrastado reparto de renombre, ya que La Deuda cuenta con Sam Worthington, Tom Wilkinson y especialmente dos nombres clave: Jessica Chastain y Helen Mirren -excelentes ambas intérpretes femeninas encarnando al mismo personaje con una diferencia temporal de tres décadas-.

Jessica Chastain será a buen seguro uno de los recientes descubrimientos de Hollywood, que además brilla por partida doble tanto en la citada La Deuda como en la esperadísima y controvertida El Árbol de la Vida, de Terrence Malick (ya adelanto que a mí El Árbol de la Vida, que también he tenido ocasión de ver, me ha encantado).

En La Deuda se superponen dos tramas: una en el pasado y otra en el presente, donde un grupo de agentes del Mossad, servicio de inteligencia israelí, quieren dar caza a un nazi al que localizan en Berlín. La trama de 1966 se va paralelamente alternando en la narración con la de 30 años después (en la actualidad). Todos los diferentes personajes están bien tratados y caracterizados (los 3 actores de la trama pasada son Worthington, Chastain y Marton Csokas y los 3 de la actual son Wilkinson, Mirren y Ciaran Hinds). A estos seis actores hay que sumar al villano, Jesper Christensen, muy creíble y digno en su papel de nazi reciclado en funciones médicas de ginecología.

Es entretenida y todo queda muy conjuntado, dejando en el espectador una valoración positiva, aunque alguno pueda achacarle  -no sin cierta razón- cierto tono de autocomplacencia y de giro innecesario hacia el final. Aún así, La Deuda contiene una buena dosis de drama, intriga, aventura y suspense junto a grandes interpretaciones y situaciones atractivas, especialmente en la historia que transcurre en 1966. Todo un divertimento de espías como hacía tiempo no se veía…

Lo dicho, una grata sorpresa que se estrena hoy 8 de septiembre (jueves) a causa del festivo de mañana viernes en Madrid.

*Esta película fue vista hace días en un pase privado para bloggers a modo de preestreno en las oficinas de Universal.