Crítica: ‘Monstruos University’

Si Pixar tuviera que elegir en el futuro entre un puñado de filmes entre su celebrada filmografía, junto a la trilogía de Toy Story, Los Increíbles, Buscando a Nemo, Ratatouille, Wall-E o Up, seguro que sería Monstruos S. A. una de las favoritas y más recordada por pequeños y mayores (y eso que fue una de las primeras en realizarse, allá por 2001). Mañana viernes 21 de junio llega a España una nueva película de la famosa franquicia que ha dado un golpe de la mesa en el mundo de la animación.

Para intentar demostrar seguir en buena forma, la famosa factoría estadounidense de animación acomete su primera precuela con Monstruos University y rescatando a los personajes principales de la citada Monstruos S.A.

monstruos_university_blogTraslaspuertas

Antes de anticipar nada más, para quien sea fanático de las comparativas, aclarar que esta entrega es inferior a la original básicamente porque en aquella, junto a los simpáticos Mike Wazowski (monstruo verde pequeño y de un solo ojo) y Sulley (monstruo gigante azul peludo) aparecía un personaje carismático e inolvidable: la pequeña Boo. Esa niña no ha tenido sustituta ni nada que nos haga olvidarla en esta precuela que se sitúa muchos años antes de la primera película originaria. Pero aunque el nivel baja sería injusto no reconocer que al menos el producto es divertido y agradable de ver, especialmente para niños y adolescentes antes que para adultos.

En este caso, la historia abarca la infancia escolar y universitaria de Wazowski, que sueña con convertirse en un asustador profesional. Para ello, debe prepararse adecuadamente y superar los problemas que le surgen, al no tener cualidades suficientes para ello. En cambio, su compañero universitario Sulley, que proviene de una familia experta en ser asustadora, tiene muchas dotes pero pocas ganas de estudiar y prepararse. Ambos están condenados a entenderse porque deben competir ante un grupo de rivales que son los más avezados estudiantes y les pueden quitar su puesto en el selecto grupo de posibles asustadores futuros. La competición, llamada sustijuegos, irá haciéndoles pasar pruebas pero para ello Sulley y Mike tendrán que adaptarse a una dificultad añadida: los torpes y bonachones monstruos que forman parte de su equipo.

monstruos_university2_blogTraslaspuertas

Es esta una película mucho más infantil, liviana y suave que la anterior, donde el carácter de forja de una gran amistad entre los dos personajes es el mensaje más valorable. Uno de los éxitos de esta pareja de monstruos tan diferente entre sí es su mezcla de caracteres, su capacidad de formar un peculiar equipo que les hace salir adelante ante las dificultades. Dan Scanlon, director de la película y debutante tras la cámara, toma el lugar de Pete Docter, autor de Monstruos S.A. pero mantiene el espíritu de aquella en casi todo el metraje. Por cierto, Randy Newman repite en la banda sonora, muy similar a la de la primera entrega.

No será esta la película clásica de Pixar a situar en el olimpo de su filmografía pero se deja ver con agrado y quizá eso sea lo importante. No obstante, una película de Monstruos sin Boo es algo menos película de Monstruos (o al menos así me lo parece a mí).

monstruos_university3_blogTraslaspuertas

Dos recomendaciones finales para quienes acudan a los cines. Opten por la versión original con Billy Crystal y John Goodman a las voces. El otro consejo es que nadie se pierda el corto previo que acompaña la proyección de Monstruos University. Se llama The Blue Umbrella y nos presenta a dos paraguas de colores (uno azul y otro rojo) que encuentran su destino amoroso entre la multitud lluviosa de una gran ciudad. Este corto está dirigido con acierto por Saschka Unseld.

Alberto Quintanilla

Crítica de ‘Argo’, tercer filme de Ben Affleck

Ya está disponible mi crítica completa de la película Argo, de Ben Affleck. En esta ocasión, sale publicada en TRAVELARTE. El filme me pareció muy disfrutable y creo que Affleck demuestra que puede ser un director de futuro estupendo. Sus tres pelis están bien y todo apunta a que parece ir en carrera ascendente…

Crítica: ‘The Artist’, grandioso homenaje a la magia del cine mudo


Entre multitud de filmes insulsos o repetitivos, siempre hay una o dos joyas anuales que llegan por sorpresa y se convierten en películas de culto o maravillosas. Esos reductos son difíciles de ver pero siempre hay alguno y aquí llega el de este año. Con The Artist hay que comenzar siendo contundentes: Deliciosa y conmovedora, es una de las más gratas sorpresas de la temporada.

De producción francesa, ha sido premiada internacionalmente (Mejor filme en el New York Film Critics’ Circle, que también galardonó al francés Michel Hazanavicius como mejor director; Premio al mejor actor para Jean Dujardin en Cannes…); también ha triunfado en nuestro país, concretamente en San Sebastián (Premio del público) y el Festival de Cine Europeo Sevilla (Premio del público).

Además, es ya entre numerosos entendidos una de las favoritas para luchar en los Oscars 2012.

Plagada de múltiples detalles, enamorará a los que suspiran con las películas de corte clásico y siempre adoraron a Buster Keaton, Charles Chaplin, Douglas Fairbanks, Joan Crawford o Gloria Swanson… por citar a algunas estrellas del cine mudo. The Artist es un grandioso homenaje a la magia que destilaban aquellas películas y un canto al amor, la futilidad del éxito (puede ser efímero y depender de múltiples circunstancias…) y sobre todo al CINE (así, con mayúsculas).

¿Puede triunfar una película muda, rodada en blanco y negro y sin un reparto famoso? Sí. Y lo merece. Comenzando por sus méritos técnicos: preciosista fotografía de Guillaume Schiffman, aplicada y genial música del compositor Ludovic Bource… sin olvidar otras virtudes como su guión, ritmo, dirección e interpretación.

El reparto está sustentado en sus dos espléndidos protagonistas: Jean Dujardin -quien da vida a un actor de éxito llamado George Valentin, el cual verá comenzar su decadencia con la llegada del sonoro- y Bérénice Bejo -quien encarna a la joven aspirante a actriz Peppy Miller y logrará su sueño comenzando desde lo más bajo-. El cruce entre ambos fortalece una historia de amor puro en una época convulsa para muchos, el Hollywood de los años 20.

También se deja ver el buen hacer de John Goodman, Penelope Ann Miller e incluso un cameo de Malcolm McDowell. Entre unas cosas y otras, The Artist se transforma en un ejercicio muy inteligente de originalidad e ideas que deja un gran sabor. No se la pierdan.

The Artist se estrena el próximo viernes 16 de diciembre en España.
Texto: Alberto Quintanilla
Fotos: Alta Films