‘Instrucciones para llorar’, de Enrique Simón

El actor Enrique Simón demuestra que tiene un don para la interpretación. Tuvo cierta fama y notoriedad siendo presentador de TV hace mucho tiempo (Supermarket, No te lo pierdas, Vaya Fauna, A media tarde, Un cesto lleno de libros…) y trabajó en grandes series de éxito como Brigada CentralLos ladrones van a la oficina. Tuve ocasión de pasar alguna jornada charlando con él, entrevistándole (para un trabajo de carrera hace ya muchos años y en otra ocasión mucho más reciente) y creo que además de inteligente y buen tipo, una de sus grandes cualidades es su magnetismo, además de su humildad. Sus ojos son pura magia. Ha hecho casi de todo como actor y merece mayor reconocimiento aunque creo que a él eso no le importa demasiado…

Como no quiero que este post suene a peloteo o adornos vacíos (siempre me alejo de esos conceptos), dejemos simplemente que hablen los hechos. Pinchen arriba y vean el cortometraje dirigido, producido e interpretado por el propio Enrique Simón basado en un relato breve de Julio Cortázar. Una pequeña delicia.

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

Disfrutando de ‘Rayuela’, de Julio Cortázar

Preferíamos encontrarnos en el puente, en la terraza de un café, en un cine-club o agachados junto a un gato en cualquier patio del barrio latino. Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos…

Rayuela, de Julio Cortázar.

Capítulo 1 completo AQUÍ

Hay dos formas de leerla, como casi todos sabrán. Yo he optado por la de ir saltando por los capítulos alternos, para disfrutarla completa (la otra opción es solo leer los 56 primeros capítulos del tirón). Me siento feliz de disfrutar de la que es considerada una de las obras maestras de toda la Historia de la Literatura. No está defraudando para nada. Una delicia. Prosa y poesía juntas. Gracias, Cortázar…