‘Super 8’, producto de nostalgia ochentera: impresiones buenas y malas

Ya se ha estrenado (y con éxito) la película más esperada del periodo estival: Super 8, distribuida por Paramount.

J.J. Abrams, creador de la serie Perdidos y artífice de Misión Imposible 3 y Star Trek XI, se embarcó de la mano de la producción del Rey Midas Spielberg para remover esas conciencias y nostalgias ochenteras. Mi impresión es que lo ha hecho con acierto y la película se disfruta. Eso sí, de ahí a que sea un clásico instantáneo y la joya maravillosa que quieren vender en muchos sitios… puede haber un abismo. Vayamos por partes:

En conjunto, creo que está bastante bien aunque hay que reconocer que muchos personajes secundarios quedan desdibujadísimos. Abrams logra hacerla entretenida y tiene momentos estupendos (el descarrilamiento del tren, la escena de la gasolinera…), potenciando de forma excelente el uso adecuado de la música de Michael Giacchino y el de unos buenísimos efectos especiales. Hay que admitir que Super 8 es quizá de lo mejor que hay ahora mismo en cartelera en la presente temporada veraniega (junto a El Origen del Planeta de los Simios e insisto en esa maravilla llamada El hombre de al lado).

Si no saben qué ir a ver y optan por Super 8 les anticipo que no se aburrirán. Me gustó bastante. Eso sí, no olviden verla en VERSIÓN ORIGINAL si pueden. Lo pongo en mayúsculas porque el doblaje del tráiler al castellano me parece penoso. No quiero imaginar cómo será ver así toda la película (deseché ir al preestreno de ET+Super 8 en los Yelmo Isla Azul por esa misma razón).

Ahora lo negativo: Dicen muchos que Super 8 puede ser calificada como una mezcla entre E.T., Los Goonies y Encuentros en la tercera fase. Maldita manía la de buscar comparaciones. Eso es simplemente una forma de simplificar un producto, no nos engañemos. De hecho:

*Solo se parece a Los Goonies en que un grupo de niños son los protagonistas (pero en Los Goonies había muchísimas más aventuras).

*A E.T. se parece en algunos aspectos de forma, pero no en el fondo. Le falta su frescura y naturalidad. Carece de su magia emotiva.

*De Encuentros en la tercera fase podemos decir que hay reminiscencias en los efectos especiales y en algunos aspectos genéricos al tratar el tema “del espacio exterior”. La atmósfera no tiene nada que ver.

LO MEJOR DE SUPER 8 es la capacidad de rememorarnos la nostalgia de los 80 con acierto y calidad a quienes crecimos en esos años. También los efectos especiales, la música y las interpretaciones infantiles (especialmente la de Elle Fanning) son destacables.

LO PEOR DE SUPER 8 es su final algo manido. Por desgracia, todo se va desinflando según avanza el metraje.

Conclusión general: VISIONADO RECOMENDADO. La mejor crítica que he encontrado sobre la película es la de Carlos Boyero en El País. Por si la quieren leer

Evangeline Lilly, en el rodaje de ‘El Hobbit’, de Peter Jackson

Peter Jackson ha confirmado que el rodaje de El Hobbit va viento en popa y ha querido hacer público, a través de las redes sociales, que Evangeline Lilly, (famosa por su papel de Kate en la serie Perdidos y pareja del célebre hobbit Merry -Dominic Monaghan en la vida real-) participa ya en el proyecto.

Jackson ha dicho que Evangeline interpretará a “un personaje nuevo, una elfa silvana llamada Tauriel, cuyo nombre significa hija del Bosque Negro”. Asimismo, ha hecho público que el actor Barry Humphries, por estas lides bastante desconocido, “encarnará al Rey Trasgo, de una manera muy parecida a la que Andy Serkins encarnó a Gollum“.

Está previsto que la película sea un éxito internacional, siguiendo la estela de la trilogía de El Señor de los Anillos, que ya desarrollara el propio Jackson. En esta ocasión, el relato de J.R.R. Tolkien se dividirá en dos partes: El Hobbit: Un Viaje Inesperado, que se estrenará en EE.UU. el 14 de diciembre de 2012 y El Hobbit: Ida y Vuelta, que llegará a las pantallas presumiblemente el 13 de diciembre de 2013.

Un año sin ‘Lost’ (Perdidos) y la vida sigue

Ha pasado (muy fugaz, por cierto) un año desde aquel final esperadísimo de la serie por excelencia en este siglo XXI: Lost (Perdidos). Vi la serie con agrado durante sus seis años de emisión (casi siempre gracias a Internet, como la mayoría), así que pude ir siguiéndola casi al día. Parece mentira que haya pasado tan rápido el tiempo pero así es.

Ya escribí por entonces mi opinión sobre el irregular final que dieron a la serie. Hoy, el recuerdo sigue siendo grato y habrá que revisarla alguna vez. No se podía contentar a todos, eso es cierto. Yo soy uno de los descontentos porque esperaba un final grandioso para una serie grandiosa. No me lo dieron. Eso sí, al nivel general de la serie le doy un notable alto y agradezco que me hiciera disfrutar durante tanto tiempo.

Lost fue muy buena. También me encantan Downton Abbey y Dexter, como muchos lectores saben.  Sin embargo, para mí la mejor serie que se ha hecho nunca para TV es TWIN PEAKS. Lo de Lynch no lo ha superado nadie. Y lo sigo manteniendo, sin ánimo de comparar…

La serie ‘Lost’ (Perdidos) llega a su fin

Todo tiene un final. Hasta Lost (Perdidos), una serie que ha marcado época y ha creado millones de fans alrededor del mundo. Una serie que ha multiplicado su popularidad gracias a Internet y de la que existen cada vez más páginas de fans sobre sus misterios. Lost dejará huérfanas desde este domingo 23 de mayo de 2010 a las audiencias ávidas de más aventuras en la isla, tras seis temporadas.  

Tras la emisión del capítulo 6.16 (What they died for) el pasado martes en EEUU,  solo nos queda el capítulo doble final 6.17 y 6.18, que cerrará la serie, despejando incógnitas y presumiblemente abriendo otras nuevas. Tal es la expectación que en España se emitirá simultáneamente a nivel mundial, en alta definición y versión original sin subtítulos en pantalla de cine (cines Yelmo Ideal de Madrid). También podrá verse en CUATRO, con subtítulos, con un desfase de media hora (necesario para sincronizar los subtítulos).  

  

A los que nos ha mantenido en vilo mucho tiempo nos faltará algo a partir de esa fecha y seguramente nos llevaremos un previsible chasco de que era mejor lo planteado al comienzo que la resolución final. A veces parece que los guiones son improvisaciones que cierran cosas sobre la marcha pero que nunca estaban premeditadas. No obstante, aboguemos por la conformidad porque más importante que las respuestas en sí es quizá el camino recorrido para llegar hasta ellas.

Esa ha sido la verdadera magia de Lost. Hacernos mantener el interés casi siempre, semana a semana, durante años. Algo inédito en ninguna otra serie internacional hoy en día. En líneas generales, podemos estar satisfechos de que ha habido un buen nivel, a pesar de la decepción por las subtramas inconclusas y la simpleza y bajón de algunos capítulos de la sexta (y sin duda más floja) temporada.

Jack, Kate, Sawyer, Locke, Sayid, Hurley… os echaremos de menos. Y yo personalmente a Desmond al que más.

‘Twin Peaks’ cumple 20 años. Felicidades a la mejor serie de TV que ha existido

Mañana 8 de abril se cumplen 20 años del estreno en EEUU de la exitosa serie Twin Peaks, creada por David Lynch y Mark Frost. El primer episodio piloto de la misma se emitió en la cadena ABC Network el 8 de abril de 1990.

Parece que fue ayer cuando Telecinco emitía (poco después) cada jueves por la noche un capítulo de la serie y muchos niños y adolescentes nos quedábamos ante la televisión impactados por la magia de sus enigmas, su trama incomprensible y los personajes extraños que poblaban aquel lugar que daba título a la serie. Sin duda, fue todo un fenómeno social en aquel momento en España, que viene detallado por fechas aquí(cuidado que hay un spoiler).

Si alguien no la ha visto todavía, que sepa que está perdiéndose algo grande. Un total de 29 episodios que cubren dos temporadas tienen la culpa de que Twin Peaks sea una obra de culto al que todo el mundo solo asocia el mac guffin básico de: “¿Quién mató a Laura Palmer?” pero que encierra millones de cosas más. No es lo más importante descubrir al asesino. De hecho, ese dato se revela a la mitad de la serie y la cosa continua también con interés.

Las magníficas localizaciones, la fotografía, el reparto, las tramas y subtramas oscuras, la música de Angelo Badalamenti… Casi todo era excelente. David Lynch logró su cima (quizá lo mejor de su carrera junto a Mulholland Drive) y aunque luego rodó la película Fire walk with me, una precuela introductoria a la serie en la que cambiaban algunos actores, ya no fue lo mismo.


Twin Peaks
es la mejor serie que ha dado nunca la televisión, con permiso de las nuevas hordas de fans de Lost/Perdidos (serie que reconozco me gusta pero está cerrando su sexta y última temporada de forma mediocre). Sin ánimos de comparar con nada diré que Twin Peaks es insuperable y que este vigésimo aniversario merece un nuevo visionado para seguir al agente Cooper (Kyle MacLachlan) en sus investigaciones. Eso sí, mi personaje favorito siempre fue Audrey Horne… (Sherilyn Fenn). Y si alguien no entiende por qué, que no se pierda la escena de las cerezas y la sensualidad que irradiaba esa mujer…

Recordemos sus bellos títulos de apertura y gritemos bien fuerte: ¡Felices 20 años a Twin Peaks!