De regreso a la infancia…

Me había puesto algo serio en alguno de los últimos posts. Hoy toca una entrada nostálgica para sacar, al menos, alguna sonrisa del pasado. He encontrado un vídeo de BRB Internacional (compañía española de animación que fue fundada por Claudio Biern Boyd) que reúne cuatro series del pasado. Esta compañía marcó, quizá sin desearlo, la infancia de millones de españoles, entre los que me encuentro. Series como Dartacán, Willy Fog, David el Gnomo o Rui, el pequeño Cid son reconocibles por casi todos los treintañeros de hoy en día. Las intros musicales de estas cuatro series aparecen colgadas en el vídeo de arriba.

Pero junto a ellas había cientos de series animadas más (fuera de la productora citada) que también crecieron junto a nosotros. Las famosas Heidi, Marco, Los TrotamúsicosCandy Candy, Los Diminutos, El Inspector Gadget, Mofli el pequeño koalaEl Osito Misha, Don Quijote de la Mancha, La Abeja Maya, Nils Holgersson, Ulises 31, La Patrulla Galáctica, Dragones y MazmorrasEl Bosque de Tallac… y cientos más. Cada link va a su intro original musical.

Y dos regalos (no animados): El Valle Secreto y Los Cinco. Dos series que revisionadas serán torpes ahora pero en su momento eran imperdibles y de obligado entretenimiento. Al menos para mí…

Habría miles de series más para comentar y recordar pero la lista sería interminable y no terminaría nunca esta entrada así que aquí lo dejo. Solo sé que no cambio mi infancia por nada. ¡Cómo pasa el tiempo!

Alberto Quintanilla

 

Microrrelatos: 4. Mi vieja Facultad

Volver a pisar, muchos años después, mi vieja Facultad no ha sido fácil.

La prestigiosa Ciudad Universitaria acoge ese armatoste gris cuyos muros estaban diseñados para ser una antigua cárcel de mujeres. Ciencias de la Información, la llaman. Pero el periodismo real se aprendía fuera de allí, trabajando y buscándose la vida en los medios a los que cada uno pudiera acceder. Hoy, pisar sus baldosas oscuras de nuevo me ha hecho recordar millones de imágenes cargadas de nostalgia que me han empujado hacia atrás como si de un ciclón se tratase.

Mi vieja Facultad sigue teniendo muros grises y chicas hermosas. También sonrisas juveniles, máquinas con tickets y preestrenos de cine anunciados en las cristaleras frente a la cafetería. Explanadas de césped para tumbarse al sol y gente de todo tipo que interactúa como en una gran ciudad.

cienciasinformacionUCM_Madrid

Me faltan mis antiguos amigos. Me falta mi camarero poeta favorito sirviéndome al otro lado de la barra. Me falta la visita de mi amigo Chema cuando venía conmigo a ver alguna película de terror o un clásico como Diario de una camarera de Buñuel. Me faltan muchas cosas que viví allí y ya no están pero todas quedaron en mis entrañas y jamás se irán de mí.

Me falta mi antigua videoteca donde pasaba decenas de horas. Hoy, al pasar por allí, donde estaba la antigua puerta y cuando ya me quería alejar de tanta morriña, me he cruzado con una chica guapa, morena, leyendo en unos bancos que también son nuevos. Antes nos sentábamos directamente en el suelo en esa zona. Un café con buena compañía siempre es bueno para contar miedos, fracasos y sueños perdidos.

Mi vieja Facultad sigue igual, por fuera y por dentro. Mi vocación sigue ahí pero siento que yo he cambiado mucho y he descubierto que me dan ganas de llorar cuando me acerco por allí.

Alberto Quintanilla

Cabecera ‘Cine Club’, TVE2

El programa Cine Club siempre queda en nuestro recuerdo y corazón.

Fue uno de los motivos que nos hizo amar un poco más el cine clásico y de calidad a muchos niños por aquel entonces.

Western, policíaco, acción, thriller, aventuras… todo tenía cabida en este espacio, que ya me resulta lejano en la mente. Películas de calidad en versión original subtitulada, para disfrutar mejor del cine. Aún se emite (a las 3 de la madrugada) pero sin su cabecera original y sin mi infancia, ya no es lo mismo.

Esta es la cabecera que se mantuvo desde 1989 hasta 2010.

Feliz Navidad con ‘Chocolate sexy’

Aunque la película clásica por excelencia de cada Navidad es Qué Bello es Vivir (sin duda), yo recuerdo otro buen grupo de títulos “de comedia y aventura” que me hacían disfrutar como un enano. 

Desde pequeño me vienen a la memoria películas que casi todas las navidades era un clásico que repitieran (películas de la década de los 80) que nos lo hacían pasar en grande como Indiana Jones en busca del arca perdida, El secreto de la pirámide, Entre pillos anda el juego, El chico de oro, La historia interminable, La princesa prometida, Los Goonies, El jovencito Frankenstein, Gremlins, Atrapado en el Tiempo, Como el perro y el gato, Dos Super Dos, Le llamaban Trinidad… y decenas y decenas más que me van viniendo a cada rato a la cabeza ahora mismo y no terminaría nunca de teclear).

Quería felicitar la Navidad a los lectores con uno de los fragmentos más divertidos de aquella película entrañable que ayudó un poquito a entretenernos en nuestra infancia: El príncipe de Zamunda.

¿De verdad hay alguien que no sonría con este trocito de la actuación del grupo Chocolate Sexy? Yo me sigo riendo y han pasado 24 años desde su realización. “Creo que el futuro es de los niiiiiiiiiiiiñossssssssss…”

¡¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!! (y gracias por estar ahí detrás).

Venezia, no nos faltes nunca

Las pocas veces que he estado en Venezia (muy pocas comparadas con las que me hubiera gustado estar) serán siempre inolvidables. He leído que la ciudad se tambalea y me ha dado mucha pena. Ojalá Venezia se recupere y exista siempre. Venezia, no nos faltes nunca. Si tú te pierdes, todos perderemos algo…

‘El pasodoble de los amigos ausentes’

Aunque hayan pasado los años… hay cosas siempre en la mente y hoy más que nunca. Es un día tristemente especial y toca celebrar por dentro el PASODOBLE DE LOS AMIGOS AUSENTES.

Y mandarles un abrazo desde aquí.

Porque para naufragar
no vinimos y prefiero nunca naufragar.
Y el “pasodoble de los amigos ausentes” recién acaba de empezar…