Conócete a ti mismo y conocerás a los demás

Conócete a ti mismo. No siempre es sencillo pero, si lo haces, conocerás casi por completo rápidamente a los demás. Tendrás mejores intuiciones y aciertos. Tendrás más recompensas y tu alma se reconfortará.

Así que, conócete bien a ti mismo y conocerás a los demás.

Quiérete a ti mismo y querrás mejor a los demás.

En ello, avanzando siempre (viajando, leyendo, escribiendo, aprendiendo, cultivando cuerpo y mente…) seguimos. Y contento de poder escribir todo esto.

****
Como epílogo a estas reflexiones, que me hago a mí mismo para recordarlas de vez en cuando en un día especial, me permito agregar esta perla que va al hilo y pertenece a “Si fueses pájaro lo entenderías”, un gran libro de David Testal.

Anuncios

A veces hay sueños que se cumplen…

A veces hay sueños que se cumplen (y suele ser por casualidad).

El blog no está abandonado. Mis letras se intentan ampliar escribiendo para otros horizontes y lugares distintos. No doy el abasto que quisiera a veces pero hago lo que puedo por mantener todo por ahora.

En esta ocasión toca viaje. Largo camino, pocos días, pero que promete ser una experiencia apasionante e inolvidable. Y a seguir aprendiendo y viendo mundo y conociendo gente y hablando de cine ¡que no falte!

Gracias a los que estén ahí detrás (lovers, haters o lo que sean). Les siento ahí y eso siempre es bello.

Vivan los sueños. Viva la vida.

Woody Allen: una especial reflexión sobre la vida

“Básicamente así es como me parece la vida: llena de soledad, miseria, sufrimiento, tristeza y sin embargo se acaba demasiado deprisa”

Microrrelatos: 5. Siete días (y un octavo de regalo) en el paraíso

Ahora, mirando hacia atrás, recuerdo a esa chica.

Ella me dio siete días en el paraíso y uno más de regalo, a modo de bonus track.

RoyalMadrid

Supongo que habría que comenzar por el final, por la despedida de madrugada en una habitación de hotel donde la desperté por última vez. Ella tenía algo parecido a esa horrible palabra llamada “remordimientos” y necesitaba irse. En realidad “solo” eran las 3 de la mañana de un viernes. No podríamos repetir la última noche de pasión que habíamos tenido recientemente, donde no hubo horarios hasta bien entrado el amanecer.

Los sietes días del paraíso se mezclaban en recuerdos en aquel café de jazz, donde hubo miradas y caricias, bares de Latina y besos de pasión entre mojitos cubanos, un balneario donde parecíamos peces, velada en un italiano, revolcones y abrazos entre el césped del Retiro de Madrid, un reencuentro muchos años después en el cine, una cena de cumpleaños de lo más original, una casa enorme donde sobraban habitaciones en la que había música de fondo y George Michael parecía escucharse a ratos…

paraiso_blogtraslaspuertas

Incluso vi pequeñas lágrimas en sus ojos claros y enormes. Tan grandes que parecían aún más bellos que nunca y destacaban sobre todo su cuerpo, ese que pude abrazar hasta apretar al máximo.

Seguro que los dos pensamos a la vez lo mismo desde distintos lugares: “¿Dónde está el cargador del móvil cuando uno lo necesita?”

La pasión se quedó allí, en algún lugar, pero ella era un gorrión que vuela libre, una pequeña sardinita que se escabullía entre los dedos. Era entrañable, sonriente y mágica. Era tan especial que temblores me recorrían el cuerpo cuando la tenía al lado. Y eso daba hasta miedo. Me acuerdo muy bien de todo ello mientras veo alguna de las pocas fotos que conservo de ella (y solo una juntos).

Si volvemos a reencontrarnos, aún tenemos un viaje pendiente a algún lugar. “It’s a deal, baby. It’s a deal”. Y ¿por qué no? Habrá que traer bombones.

Alberto Quintanilla

Microrrelatos: 4. Mi vieja Facultad

Volver a pisar, muchos años después, mi vieja Facultad no ha sido fácil.

La prestigiosa Ciudad Universitaria acoge ese armatoste gris cuyos muros estaban diseñados para ser una antigua cárcel de mujeres. Ciencias de la Información, la llaman. Pero el periodismo real se aprendía fuera de allí, trabajando y buscándose la vida en los medios a los que cada uno pudiera acceder. Hoy, pisar sus baldosas oscuras de nuevo me ha hecho recordar millones de imágenes cargadas de nostalgia que me han empujado hacia atrás como si de un ciclón se tratase.

Mi vieja Facultad sigue teniendo muros grises y chicas hermosas. También sonrisas juveniles, máquinas con tickets y preestrenos de cine anunciados en las cristaleras frente a la cafetería. Explanadas de césped para tumbarse al sol y gente de todo tipo que interactúa como en una gran ciudad.

cienciasinformacionUCM_Madrid

Me faltan mis antiguos amigos. Me falta mi camarero poeta favorito sirviéndome al otro lado de la barra. Me falta la visita de mi amigo Chema cuando venía conmigo a ver alguna película de terror o un clásico como Diario de una camarera de Buñuel. Me faltan muchas cosas que viví allí y ya no están pero todas quedaron en mis entrañas y jamás se irán de mí.

Me falta mi antigua videoteca donde pasaba decenas de horas. Hoy, al pasar por allí, donde estaba la antigua puerta y cuando ya me quería alejar de tanta morriña, me he cruzado con una chica guapa, morena, leyendo en unos bancos que también son nuevos. Antes nos sentábamos directamente en el suelo en esa zona. Un café con buena compañía siempre es bueno para contar miedos, fracasos y sueños perdidos.

Mi vieja Facultad sigue igual, por fuera y por dentro. Mi vocación sigue ahí pero siento que yo he cambiado mucho y he descubierto que me dan ganas de llorar cuando me acerco por allí.

Alberto Quintanilla

‘The Passenger’, de Iggy Pop

Yo solo quería ser un pasajero. Viajar y viajar. Transportarme… Y si algún día vuelvo a cruzarme con el destino, me gustaría aparecer de repente y pedir esas ricas bebidas en aquel antiguo lugar que ahora tiene nuevo nombre bautizado como canción de Iggy Pop.

‘200 huesos y un collar de calaveras’, Bunbury

Tus doscientos huesos y un collar de calaveras

para que sepa volver y volverte a encontrar

deja que pueda traer alivio a tu boca tonight

y no desaproveches una buena erección.

(…)

Destinos cruzados, destinos cruzados

y yo que he dormido a tu lado puedo afirmar

que hasta las pequeñas discusiones

fueron contigo algo estupendo.

Charles Bukowski: Quiero que sepa sin embargo que todas las noches que he dormido a su lado, incluso las discusiones más inútiles, siempre fueron algo espléndido y esas difíciles palabras que siempre temí decir pueden decirse ahora: te amo. 

Peter Pan (película completa en Versión Original)

Una de las mejores formas de practicar inglés es viendo dibujos animados de Disney. Vas captando casi todo. Arriba tienen la película completa de Peter Pan, que encontré de casualidad, (supongo que de forma temporal porque acabarán eliminando el link).

Sobre el espíritu de este amado personaje diré que no creo que se trate de inmadurez si le defendemos. No estoy de acuerdo. Yo, como algunos otros, queremos tener nuestro derecho a no crecer o volvernos oscuros o aburridos (crecer implica eso, lo siento). Y si alguno lee esto y piensa como yo, creo que debe mantener sus ideas, diga lo que diga la gente, la sociedad y el mundo a menudo monótono que nos rodea… No somos simplemente inmaduros. No somos simplemente infantiles. Somos… como somos.

Prefiero eso a ser uno de tantos que van malhumorados con sus niños a todas partes y están deseando que llegue el curso escolar para perderles de vista. De esos hay muchos, créanme.

¡Larga vida a Peter y su espíritu! Y gracias a Campanilla por no permitirme cambiar y volverme gris NUNCA.

‘El gran héroe americano’ vendrá a salvarnos

Ralph Hinkley era patoso, entrañable, torpe y alocado. A cualquier niño le hubiera gustado ser él y vivir en ese mundo siendo inmune alguna vez, corriendo aventuras y quedándose con la chica guapa… Incluso puede que al actor que lo encarnaba, William Katt, también.

Nostalgia ochentera en la que todo era más fácil… Ríanse pero a pesar de los problemas que hubiera entonces, al menos no había Bankias, ni medios abusones que se aprovechaban de la gente a la que le gusta escribir, ni tantos caraduras impunes, ni tanta incertidumbre debido a la crisis… ¡Ah! pero no puede ser. Lo crean o no (believe it or not) sé que al final, ‘El gran héroe americano’ o alguien similar vendrá a salvarnos de tanta basura y mediocridad.