A veces hay sueños que se cumplen…

A veces hay sueños que se cumplen (y suele ser por casualidad).

El blog no está abandonado. Mis letras se intentan ampliar escribiendo para otros horizontes y lugares distintos. No doy el abasto que quisiera a veces pero hago lo que puedo por mantener todo por ahora.

En esta ocasión toca viaje. Largo camino, pocos días, pero que promete ser una experiencia apasionante e inolvidable. Y a seguir aprendiendo y viendo mundo y conociendo gente y hablando de cine ¡que no falte!

Gracias a los que estén ahí detrás (lovers, haters o lo que sean). Les siento ahí y eso siempre es bello.

Vivan los sueños. Viva la vida.

Microrrelatos: 7. La niña del Caribe

Todo dulzura y encanto. Así era la niña del Caribe.

Aquella noche de entre semana yo no sé por qué acabé allí, en aquel lugar oscuro, rodeado de luces que giraban. No sabía que me encontraría con ese ser que, a la postre, sería todo sonrisas. De vocecita sensual y suave, tenía los ojos negros como el azabache.

Tampoco entiendo muy bien por qué se fijó en mí ni por qué bailó conmigo. Ni tantas otras cosas.

Como decía, era caribeña, hermosa y sonriente. Siempre estaba de buen humor, jamás trataba de buscar confrontaciones ni polémicas, esquivando todos los posibles problemas o incertidumbres. Ella volvió a hacerme cantar, sonreía siempre ante cualquiera de mis absurdas ocurrencias y nunca se quejaba de nada. A veces tanta dicha no parecía real.

caribenoche2

Pero había más sorpresas. De origen francés, sabía un casi perfecto castellano y adoraba España y sus tradiciones. Le encantaba nuestra gente y nuestra tierra. Quizá incluso se sentía hasta más patriota y defensora de nuestro país que yo en muchos aspectos. Me confesó que estaba harta del sexo masculino y sus torpes artes para intentar llevarla a la cama. Yo no tenía cerebro ni ganas de planificar tanto así que quizá por eso tuve la suerte de lograr lo que muchos deseaban y no eran capaces. Para ella el resto eran tipos vulgares y zafios y yo la cultura personificada. Todos sabemos que tampoco es así pero los prismas de la mente de cada uno ofrecen una visión muy personal, íntima e inamovible la mayoría de las ocasiones.

Por mi parte yo puedo decir objetivamente que la niña del Caribe era todo fulgor y piel canela. Pero yo jugué a perdedor en la ruleta y aposté por coleccionar ese sonoro fracaso sabiendo que sería lo mejor. No quería otra posible derrota a largo plazo. Nunca supe jugar bien mis cartas y por eso huí antes que ilusionar y destruir a un ser así. Y ella lo sabía. Lo de mi huida, digo.

Nos vimos cuatro veces o cinco. O seis. Poco después se marchó a su isla… para volver a Madrid vía París meses después, tras su curso escolar. Hubo reencuentro y nueva despedida. En sus vueltas, me contactaba con insistencia pero pronto decidí que era mejor no estar ahí y emprendí mi enésima escapada. Así me perdía un futuro posible con otro ser femenino que merecía la pena. Mi destino era seguir entre sombras y bonhomía antes que descubrir a fondo las artes de una joven estudiante de cuerpo y sonrisas sugerentes. Si se la cruzan alguna vez por la calle en París, paseando por los Campos Elíseos o por el Barrio Latino, o en alguno de sus viajes fugaces al centro de Madrid, denle recuerdos de mi parte. Yo cumplí con mi promesa y escribí este texto. No se me ocurrió nada mejor que hacer a modo de triste homenaje.

Alberto Quintanilla

‘Move’, un original vídeo viajero por el mundo

Un excepcional vídeo que ha requerido de:

3 jóvenes

44 días

11 países

18 vuelos

61.155 Kilómetros

Este es el curioso resultado en un magnífico vídeo con espíritu viajero. Solo un minuto que sabe a muy poco…

 

En Granada (LN Granada) ‘Supersubmarina’ y su ciudad

Del Veleta al Sacromonte sin mirar…

¡Viva la ciudad de Granada SIEMPRE! ¿Aún no la conocen? No sé a qué esperan para disfrutarla y soñar con la magia de La Alhambra…

Granada1BlogTraslaspuertas

Granada3BlogTraslaspuertas

granada2BlogTraslaspuertas

Granada4BlogTraslaspuertas

Microrrelatos: 5. Siete días (y un octavo de regalo) en el paraíso

Ahora, mirando hacia atrás, recuerdo a esa chica.

Ella me dio siete días en el paraíso y uno más de regalo, a modo de bonus track.

RoyalMadrid

Supongo que habría que comenzar por el final, por la despedida de madrugada en una habitación de hotel donde la desperté por última vez. Ella tenía algo parecido a esa horrible palabra llamada “remordimientos” y necesitaba irse. En realidad “solo” eran las 3 de la mañana de un viernes. No podríamos repetir la última noche de pasión que habíamos tenido recientemente, donde no hubo horarios hasta bien entrado el amanecer.

Los sietes días del paraíso se mezclaban en recuerdos en aquel café de jazz, donde hubo miradas y caricias, bares de Latina y besos de pasión entre mojitos cubanos, un balneario donde parecíamos peces, velada en un italiano, revolcones y abrazos entre el césped del Retiro de Madrid, un reencuentro muchos años después en el cine, una cena de cumpleaños de lo más original, una casa enorme donde sobraban habitaciones en la que había música de fondo y George Michael parecía escucharse a ratos…

paraiso_blogtraslaspuertas

Incluso vi pequeñas lágrimas en sus ojos claros y enormes. Tan grandes que parecían aún más bellos que nunca y destacaban sobre todo su cuerpo, ese que pude abrazar hasta apretar al máximo.

Seguro que los dos pensamos a la vez lo mismo desde distintos lugares: “¿Dónde está el cargador del móvil cuando uno lo necesita?”

La pasión se quedó allí, en algún lugar, pero ella era un gorrión que vuela libre, una pequeña sardinita que se escabullía entre los dedos. Era entrañable, sonriente y mágica. Era tan especial que temblores me recorrían el cuerpo cuando la tenía al lado. Y eso daba hasta miedo. Me acuerdo muy bien de todo ello mientras veo alguna de las pocas fotos que conservo de ella (y solo una juntos).

Si volvemos a reencontrarnos, aún tenemos un viaje pendiente a algún lugar. “It’s a deal, baby. It’s a deal”. Y ¿por qué no? Habrá que traer bombones.

Alberto Quintanilla

Los Ángeles, California (vídeo espectacular)

De vez en cuando es bonito soñar. No nos pueden quitar eso. Y viendo vídeos como éste, descubres que todo se puede hacer más llevadero a pesar de la que está cayendo a nivel político-económico en España. ¿Habrá lugares mejores esperándonos? Nunca se sabe.

Sigo pensando que quien no sueña, al menos un poco, está muerto en vida…

Datos del vídeo:

Música: M83, canción ‘Echoes of Mine’, extraída del álbum ‘Hurry Up, We’re Dreaming’. Disponible en Mute Records, EMI Music

Dirección y montaje: Colin Rich: facebook.com/colinrich1

Producción: Pacific Star Productions pacstarpro.com

Arcade Fire: ‘Ready to Start’

Hay que estar preparado para empezar… donde y cuando sea.

Ver esta foto, realizada en un viaje en febrero de 2010, me ha hecho pensar en mi espíritu errante y algo nómada. Sobre todo he pensado en la canción Ready to Start (“listo/preparado para comenzar/empezar“). Es la segunda vez que pongo algo del grupo canadiense Arcade Fire . Quizá no sea la última…

Madrid, ciudad del mundo, ciudad del universo

Como dije hace tiempo amo y odio Madrid a partes iguales. En realidad en grandes cantidades.

Es mi ciudad. Donde nací y donde he trabajado siempre… Aunque a veces es tan caótica y ruidosa que sueño con irme muy lejos pero esta ciudad tiene tantas cosas que al final engancha. Realmente Madrid es la ciudad que nunca duerme.

Este vídeo ha sido elaborado por la compañía 3senses y lo cierto es que les ha quedado precioso porque han usado la técnica TIME LAPSES (acelerando ligeramente los fotogramas). Un resumen muy bueno de lo que se puede ver aquí si vienes de fuera. ¡Date 4 minutos para disfrutar de Madrid en vídeo!